Garantía


Los productos de VLACK tienen seis (6) meses de garantía conforme a lo dictado por la Ley Nº 24.240 de las Normas de Protección y Defensa del Consumidor. Serán contemplados únicamente defectos propios de fabricación que afecten la estructura del producto.

Cabe aclarar que la Ley antes mencionada hace referencia a “cualquier” bien de uso. En el caso particular de los palos de hockey, la vida útil puede finalizar dentro el plazo garantizado ya que la misma varía entre 4 y 18 meses aproximadamente. Algunos de los factores que atentan contra la durablidad son: 

a) Característica del usuario: edad, sexo, etc.

b) Superficie de juego: sintéticos de arena / agua, cemento, césped natural, etc.

c) Frecuencia con la que se practica el deporte.

d) Modo de uso: gestos técnicos utilizados por el usuario y calidad de los mismos. A pesar del refuerzo que tengan los palos en las zonas de impacto, el uso excesivo de cualquier gesto técnico puede acelerar el deterioro del producto.

 

Los palos de hockey de compuesto VLACK han sido diseñados y fabricados para ser utilizados en canchas de césped sintético y césped natural. A su vez, todos estos productos están reforzados con materiales específicos en las zonas de impacto y roce.

La garantía se hará efectiva únicamente en los casos que sea detectado un defecto propio de la fabricación que afecte la funcionalidad y/o estructura del palo.

No serán tenidos en cuenta reclamos relacionados con:

 

a) Desgaste o desprendimiento de material cosmético.

 

b) Lastimaduras o desprendimientos provocados por golpes contra otros objetos que dañen las capas superficiales de material. Los palos de hockey se encuentran siempre expuestos al roce con diversas superficies y a golpes contra otros palos, bochas, etc. 

 

c) Desgaste excesivo. 

Cabe destacar que el desgaste se ve incrementado en canchas de césped sintético de arena, las cuales son mucho más abrasivas que las de sintético de agua o de césped natural, lastimando el producto con mayor velocidad. Este desgaste prematuro no es considerado defecto de fabricación.

 

d) Burbujas de aire.

Están vinculadas con el proceso de producción. Los palos de hockey no son macizos, son tubulares. Más del 50% de los palos las generan y de ese porcentaje casi el 90% lo hace en los primeros usos. El uso del producto en este caso no se ve perjudicado y la estructura del mismo no pierde ninguna condición.

 

e) Relación composición / edad.

Casos en los que la edad del usuario (jugador o jugadora) no se corresponda con la composición mínima recomendada (ver preguntas frecuentes).

 

Otras aclaraciones:

 

- Debido a manipulación constante, tanto el grip como el tapón, no tienen garantía.

- Se pueden producir vibraciones al caer al piso ó golpear con superficies duras. Éstas vibraciones no son fallas y son totalmente normales. No afectan en absoluto el normal desempeño del producto y pueden ocurrir desde el primer día de uso o en cualquier momento de su vida útil. Los palos de hockey compuestos no se "quiebran" por dentro. Muchas veces el desprendimiento de fibras internas o problemas con el tapón, provocan sonidos extraños y vibraciones al golpear el palo. Ésto no es una falla y es un problema de muy fácil solución.

 

VLACK se reserva el derecho de analizar y otorgar o no la posibilidad de cambio.

 

Es indispensable la presentación del comprobante de compra, de otra forma, no se dará curso al reclamo, sin excepción.

 

Si tu compra la hiciste en cualquier distribuidor oficial, el reclamo lo tenés que iniciar con ellos.

 

Si la compra se realizó por nuestros canales directos (sitio web, whatsapp, instagram o facebook) se deberá enviar un correo electrónico a la dirección ventas@vlackhockey.com.ar con la siguiente información:

- Indicar número de pedido en el asunto del mail.

- Adjuntar 2 fotos del producto entero (una de cada lado).

- Adjuntar las fotos que sean necesarias de la zona afectada.

- Adjuntar foto ó imagen de la factura de compra.

Nos comunicaremos a la brevedad para indicar los pasos a seguir.

Las revisiones técnicas tienen una demora de 48 horas hábiles.